DIASTEMAS
Qué opinas?

Los diastemas son espacios interdentales que suelen estar en los dos incisivos centrales superiores, aunque pueden producirse en otras piezas (pero es algo menos común). Normalmente se da cuando el maxilar es más grande que los dientes, por eso suele originarse en la niñez y cuando caen los dientes de leche. Los diastemas suelen desaparecer con la dentición definitiva e ir juntándose.

A pesar de que últimamente se han puesto de moda, e incluso se han dado casos en los que se provocaron a propósito, como norma general es aconsejable cerrarlos y, sobre todo, nunca crearlos a propósito cuando no se tienen de manera natural. En cualquier caso, desde la Sociedad Española de Ortodoncia aconsejamos que sea un especialista en ortodoncia el que decida la idoneidad de cerrar el diastema comprobando el estado de la mordida y cómo esta separación dental afecta al resto de la boca.

Si decides mantener el diastema te aconsejamos que extremes tu higiene oral y que acudas con regularidad al dentista para asegurarte de que no han aparecido problemas.

¿Es imprescindible cerrar un diastema?

Aunque siempre depende de los casos, como normal general, conviene cerrar los diastemas, pues pueden originar problemas mayores si no se corrigen mediante un tratamiento de ortodoncia.

Existen muchas causas por las que puede originarse un diastema: que los dientes se hayan abanicado a consecuencia de una enfermedad periodontal, casos en los que el frenillo tiene una inserción baja (en esos casos suele convenir hacer una frenectomía) …

Algunos pacientes eligen mantenerlo por una cuestión estética, ya que les resulta atractivo el aspecto aniñado que confieren. Sin embargo, desde la SEDO queremos recordar que la ortodoncia va mucho más allá de la estética, y que, ante todo debe prevalecer la salud. Una mala oclusión puede tener consecuencias sobre la salud general tan diversas como perjudicar las digestiones, dificultar la masticación, originar dolores de espalda, mandíbula, cuello… etc.

El ortodoncista decidirá lo más adecuado para que el paciente consiga un buen contacto interproximal y una perfecta oclusión y para ello en la mayoría de los casos es necesario cerrar el espacio del diastema.

Tratamientos habituales para corregir un diastema

Para cerrar un diastema cada vez existen más alternativas de tratamiento, ortodoncia con brackets (ya sean convencionales, estéticos o linguales), alineadores transparentes… será el especialista en ortodoncia quien decida qué tratamientos son más adecuados en cada caso.

El tiempo necesario para corregir un diastema también dependerá del caso concreto, porque normalmente no se trata de un problema aislado dentro de la dentadura. Por ello, dependiendo del estado de la oclusión y de la posición del resto de la dentadura, el caso será más sencillo o más complejo, lo que influirá en la duración del tratamiento de ortodoncia.