La herencia juega un papel fundamental en la aparición de alteraciones dentales. La herencia incluye dientes torcidos, apiñados, demasiado espacio entre los dientes, dientes que faltan o que sobran, y una amplia lista de irregularidades mandibulares, dentales o faciales.

Las no hereditarias pueden ser consecuencia de múltiples factores:
– un trauma (accidente),
– chuparse el pulgar, los dedos o el chupete,
– respirar por la boca,
– obstrucción respiratoria por amígdalas o pólipos,
– enfermedad dental o pérdida prematura de dientes de leche o permanentes.

Sean hereditarios o adquiridos, algunos de estos problemas afectan no solamente a la alineación de los dientes sino también al desarrollo facial y la apariencia.

Todas aquellas causas no hereditarias deben ser controladas precozmente para evitar sus consecuencias dentales. Un diagnóstico precoz es fundamental para la corrección dental, simplificando el tratamiento para el niño. La Asociación Americana de Ortodoncistas y la Asociación Española de Especialistas en Ortodoncia recomiendan una revisión rutinaria con el especialista en ortodoncia a la edad de 7 años.

En Ziving es ortodoncia estamos encantados de resolver tus dudas sobre posibles problemas dentales tanto en niños como en adultos. Pide tu cita y te informaremos de cómo conseguir una sonrisa bonita y unos dientes sanos.